BLOG

Mascotas en departamentos: la necesidad de encontrar un punto de equilibrio

mascotas en edificios, ruidos molestos

Vivir en un departamento y elegir tener una mascota significa una gran responsabilidad hacia el mismo animal y también con los vecinos que habitan las otras unidades. Por eso, es una decisión muy importante para quienes quieren comprar o alquilar un departamento y son dueños de animales; o que, luego de mudarse, desean adoptar o comprar un animal.

Un gran porcentaje de la población de la Ciudad de Buenos Aires vive con mascotas. Las más comunes son los perros y los gatos, a las cuales, en el último tiempo, se les han sumado otras especies: hurones, cobayos y hasta reptiles.

El tema es que muchos animales pueden provocar ruidos molestos (maullidos o ladridos en exceso), defecar en zonas compartidas o atemorizar a los otros habitantes del edificio. También hay muchos vecinos que los dejan en el balcón o en el patio. A veces el dueño no vive en esa casa y va cada varios días a alimentarlos. Otros, quedan solos durante largas jornadas.

La Ley 13512, de Propiedad Horizontal, aclara la prohibición por parte de cualquier ocupante de “perturbar a los vecinos con ruidos molestos o alterar su tranquilidad en forma concreta”. Y es, específicamente, el Reglamento de Copropiedad el que regula las relaciones entre los vecinos del consorcio; ya que es una especie de contrato de carácter general que une a todos los copropietarios en un grado de igualdad. Por lo tanto, su cumplimiento es siempre obligatorio.

Igualmente, la ley permite fijar prohibiciones adicionales, pero dentro de determinados límites: las restricciones no pueden ser abusivas ni discriminatorias. La ley obliga a los vecinos a soportar los ruidos, sólo hasta el límite normal de tolerancia.

Cuando se producen infracciones y, si el dueño no toma las medidas necesarias a pesar de los reiterados reclamos de sus vecinos, se podrá convocar a Asamblea Extraordinaria para que inicie las acciones tendientes a solucionar el tema. Así mismo, cualquier propietario u ocupante también podrá iniciar acciones.

En la Ciudad de Buenos Aires es obligatorio, previamente a la vía judicial, ir a mediación. Ésta es una reunión dirigida por un mediador en la cual las dos partes que intervienen en un conflicto son citadas para lograr llegar a un acuerdo. Se trata de un proceso que puede llevar a una resolución veloz, económica y eficaz del problema en cuestión. Lo que se resuelve en esa instancia es homologado y adquiere el valor de una sentencia judicial.

En el caso de que el animal ataque a una persona dentro del edificio, el dueño puede ser demandado por daños y perjuicios. Según el caso, el damnificado puede exigir resarcimientos por daño moral, físico, lucro cesante, entre otras cuestiones.

Para los casos de tenencia de animales domésticos en inmuebles alquilados, si en el contrato de alquiler se estipula expresamente la prohibición de mascotas, su incumplimiento por parte del locatario, dará derecho al locador a dar por terminado el contrato.

De acuerdo a los datos brindados por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, los reclamos relacionados con animales que pasan muchas horas solos, son unas de las principales quejas de los vecinos. También hubo denuncias por problemas específicos como malos olores. Otro dato que surge es del 147, la línea de reclamos de la Ciudad, que indica que las denuncias por mascotas solas son más comunes en enero, durante las vacaciones.

Por eso, lo primordial con respecto a la tenencia de mascotas, para quienes viven bajo el régimen de Propiedad Horizontal, es encontrar un punto de equilibrio así como responsabilidad y respeto hacia los demás habitantes del consorcio.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Nuestro canal de noticias es un resumen de las novedades más importantes relacionadas con los temas de interés para nuestros clientes.

VER TODAS LAS NOTICIAS