Eliminan la obligación de fumigar los edificios mensualmente

Con el objetivo de bajar el costo de las expensas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso que cada consorcio pueda decidir cada cuánto desinfecta el edificio, con un mínimo obligatorio de una vez cada seis meses. Se mantendrá la condición de contratar únicamente a empresas incluidas en el registro oficial de desinfestación y desinfección.

Pese a que no hay un precio fijo para la fumigación, los cálculos oficiales estiman que un edificio de 20 unidades va a ahorrar entre 1800 y 2200 pesos por mes.

Esta medida sobre el control de plagas es la tercera del plan de 14 modificaciones que lanzó el Gobierno porteño para abaratar las expensas. La primera fue la eliminación del libro de datos periódicos, un documento que repetía lo presentado por el administrador en su declaración jurada anual. Luego se dejó sin efecto el certificado de "edificio seguro", dado que agrupaba trabajos con certificados específicos ya existentes, y los consorcios pagaban por esa certificación entre 12 a 14 mil pesos anuales.

La Legislatura porteña ya tiene en trámite otras medidas de ajuste, como espaciar la limpieza de tanques de agua y los controles de ascensores, matafuegos, calderas y otras instalaciones comunes.

Además, el Banco Ciudad lanzará una cuenta corriente gratuita para cada consorcio, lo que permitirá un ahorro de unos 7200 pesos anuales por edificio.

Las expensas en la Ciudad aumentaron en promedio un 37,4 por ciento durante 2017, y sólo entre enero y mayo de este año lleva un acumulado del 12 por ciento. Los administradores y las organizaciones de consorcistas afirman que este tipo de medidas tienen un impacto bajo en el costo total, porque el 35 por ciento de lo recaudado se destina a sueldos y aportes de los encargados. Para Sebastián Gómez Abuin, de Administración Gómez Vidal SA, "si bien puede significar un ahorro, no hay que dejar de ver que se disminuye un servicio". "No nos parece una buena idea ahorrar en detrimento de la calidad de vida e integridad física del consorcista. Dicho esto, nos parece bien que, estableciendo niveles mínimos de seguridad e higiene, los vecinos definan el servicio que deseen de acuerdo al presupuesto del edificio", explicó.